Tag-Archivo para » diseño de casas «

Jueves, junio 02nd, 2011 | Author:

Sol y sombra.
Siempre he pensado que el interés por la propia vivienda dependía en gran medida del tiempo atmosférico. El mundo esta dividido entre los que se congelan sin remedio y los que no conocen el invierno. La pequeña Europa, sin ir más lejos, reúne individuos meridionales, de la estepa y esquimales de la gélida Laponia. Eliminando los extremos, basta analizar la franja media y comparar las abigarradas casas inglesas con la simplicidad mediterránea para darnos cuenta de que el número de horas que permanecen dentro sus moradores marcará el nivel de interés de los mismos por embellecer sus viviendas y hacerlas más confortables.
Y es que el sol frivoliza e invita a la vida al aire libre, relegando la casa a la categoría de cobijo funcional y objeto digno de una atención relativa. No así los nubarrones negros, las temperaturas en “números rojos”y los vientos escarchados del Polo, que nos hacen valorar en toda su dimensión las cuatro paredes encargadas de aislarnos de un entorno claramente hostil. De todas formas, el ansia decorativa, que ya hizo mella en nuestros prehistóricos ancestros, puede encontrarse en todas las civilizaciones: cada pueblo se las ha ingeniado para tener sus casas hechas un brazo de mar, aprovechando los recursos, abundantes o escasos, que encontró a su paso. Existen ejemplos de virtuosismo decorativo en cualquier momento histórico y punto geográfico. Lo encontramos en las tejedoras nómadas de Anatolia, trenzando sus coloridos kilims sobre la marcha para adornar viviendas de quita y pon; en los zulúes y sus brillantes ornamentos hechos con cables telefónicos y… ¿por qué no? en los sufridos españoles de posguerra y sus cojines de ganchillo, estatuas taurinas o muñecas flamencas en pleno delirio escénico del arte “hondo”.
Muestras, ciertamente loables y significativas, pero que no alcanzan a negar la relación antes expuesta entre meteorología y estética doméstica, de la que soy firme defensora, o si no, echen un vistazo a estas obvias diferencias Norte-Sur de presupuesto para obras y reformas, sin movernos de nuestro ilustrativo país.