Tag-Archivo para » decoracion para niños «

Sábado, mayo 18th, 2013 | Author:

Una habitación debe transformarse a medida que su pequeño inquilino va creciendo. Lo que para los primeros años resulta apropiado puede quedarse obsoleto cuando el niño comienza a ir a la escuela, a mostrar sus aficiones… el mar y sus criaturas, por ejemplo.

¡Al abordaje! Para renovar completamente el aspecto de una habitación, lo primero es plantearse un cambio de color para las paredes. En este caso, se buscaba la inspiración de un fondo marino, por lo que a través de diferentes gamas de azul y verde se ha ido recreando una agradable sensación acuática. Como podemos ver, con un poco de destreza y la técnica adecuada no resultará complicado conseguir éste o cualquier otro efecto. El primer paso ha sido aplicar una base azul-verdosa a todos los paramentos, para más tarde ir intensificando con azul más fuerte las zonas de “profundidad marina”; la sensación debe ser la de un paulatino degradado cromático, ya que no conviene pasar bruscamente de un color a otro. La moldura del techo y el rodapié se han rematado en verde, mientras que para la guardamalleta se ha elegido un azul marino que combina con el diseño de la ropa de cama.Desde luego, el papel principal queda reservado para los peces, grandes y pequeños habitantes del mar que circulan a sus anchas por este pequeño escenario infantil. Estas figuras se pueden pintar a mano alzada, realizando un croquis previo con tiza, pero también podemos comprar adhesivos para pared e irlos distribuyendo por las distintas superficies.Como mobiliario se ha elegido una cama de madera de pino con cajones y pupitre incorporados, incluso con su escalera de grumete. Otra opción para potenciar más si cabe el efecto es buscar una cama con forma de barco, con mástil incluido, ojos de buey, cubierta y cabina, etc. Merece la pena hacer hincapié en otros detalles que han resultado definitivos. Es el caso del visillo con pequeños departamentos donde viven las conchas, de la lámpara-delfín que pende del techo, del espejo con forma de ojo de buey, de la silla-flotador, y de la pequeña estantería con cestillos metálicos a modo de redes.En definitiva, se trata de navegar con la imaginación al mismo ritmo en que lo hacen los pequeños de la casa, de buscar incentivos para que afiancen sus gustos y desarrollen su personalidad.