Tag-Archivo para » decoracion casas antiguas «

Jueves, enero 19th, 2012 | Author:

El castillo encantado.
El mágico interior de la comarca de L’Empordá, repleta de pueblos medievales, se alza un antiguo castillo que sus propietarios, un poeta y restaurador y una ceramista, han convertido en un hotel muy especial.

Rica en cultura, historia, paisaje y gastronomía. Y también en aires de tramontana, un viento que, como escribió losep Plá, «barre de un escobazo las nubes del cielo y produce una magia de Jad». Envuelta en esta luz se despierta la
comarca de L’Empordá, situada al ste de Cataluña y reconocida sobre todo por la belleza de sus playas en la costa Brava. Pero hay otro Empordá, el interior, el de los campos de cultivos y de iglesias, castillos y monasterios plagado de pueblos medievales, masías y silencios. El viajero que quiera descubrirlo encontrará en el Castell d’Orrlols, a escasos kilómetros de Girona capital, un excelente punto de partida. Construido entre los siglos XVII y XVIII, Antonio Ferrer y Teresa Escayola -él, restaurador y poeta; ella, artista del barro- lo han convertido, después de su rehabilitación, en un hotel lleno de encanto. Encarado a la campiña ampurdanesa y a las montañas del Canigó, lo han bautizado con el nombre de L’Odlssea de L’Empordá. En la planta baja, tras atravesar el patio de armas, se esconde la cocina. Allí, Antoni transforma la buena materia prima en ex celentes platos, sin sofisticaciones. Al pan pan y al vino, vino. Cercano a los fogones el taller de la artista, donde Teresa modela el barro y da forma a jarrones, platos otras piezas menos mundanas. En plantas superiores, las habitaciones: nuev suites, donde el arte es el principal ele mentó decorativo: cuadros de Bartolozzi, Artigau y Guinovart, entre otros, y piezas de mobiliario de reconocidos diseñadores. En el exterior, la paz del jardín y la piscina. De puertas afuera, aguardan interesantes itinerarios, accesibles en menos de una hora de coche. Roses y Empuries albergan los restos de colonias griegas; en Figueres se encuentra el Museo Dalí, y País y Peratallada son dos muestras de la esencia medieval. No se pueden pasar por alto los imponentes acantilados de Cap de Creus, ni la riqueza paisajística del Parque Natural de La Garrotxa que, además, cuenta en sus cercanías con villas tan interesantes como Besalú o Castellfollit de la Roca. La Bisbal, por su parte, es una parada obligada para los amantes de la cerámica. □