Sábado, abril 30th, 2011 | Author:

Las pinturas a base de agua, se secan en un corto plazo de tiempo, se presentan en muchos colores y se pueden limpiar con agua caliente y jabón. Otra opción son las pinturas a base de aceite de secado lento aunque en este caso hay que trabajar sobre una superficie esmaltada. Eso tiene una ventaja: se pueden mezclar los colores con sutileza ya que la pintura tarda en secarse. Es muy importante tener mucho cuidado al levantar la plantilla para no ensuciar la pintura, y resulta muy dificil realizar estarcidos complicados con muchas repeticiones y puntos que se unen con otros, porque no se puede colocar la plantilla sobre lo que se acaba de estarcir hasta que no se haya secado.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in