Lunes, enero 23rd, 2012 | Author:

Las generosas dimensiones del salón permitieron articular distintos ambientes, como el de tertulia o el de trabajo. Una chaise longue de La Continental sirve de introducción al rincón de lectura. El suelo de piedra caliza se vistió con una estera de sisal procedente asimismo de La Continental, sobre la que reposan unos kíllms antiguos que delimitan las diferentes zonas. Al fondo, el luminoso distribuidor conduce a las restantes estancias de la casa.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in