Jueves, junio 07th, 2012 | Author:

El arquitecto.
Más allá de los elogios y Ias críticas cosechadas por su obra, lo cierto es que nadie puede negar la extraordinária capacidad de Frank Gehry para concebir formas innovadoras, ni su audácia para concretarlas con materiales fuera de serie. Basta recordar una de sus más recientes creaciones, el Museo Guggenheim de Bilbao. El monumental edifício levantado a orillas del rio Nervión está revestido con placas de titanio y su silueta evoca sutilmente a los cascos de los barcos. También, su reciente propuesta para el pabellón de música en el Millenium Park de Chicago, que presenta un movimiento desbordante de volúmenes expresados nuevamente en metal, esta vez en acero inoxidable.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in