Lunes, diciembre 05th, 2011 | Author:

“Mi inclinación hacia las casas de campo se dio de un día para otro, cuando en un remate en Las Lilas conocí a Ballvé Cañas, el arquitecto que trabajaba en las estancias de Don Mario Hirsch. Nunca me voy a olvidar de la imagen de él sentado frente a la chimenea dibujando. Entonces me dije: Ao quiero trabajar así, cerca de la naturaleza y lejos del ruido de la ciudad.”
Así fue como se lanzó a la aventura de ejercer la profesión a distancia. De Norte a Sur y de Este a Oeste. Juan ha transitado cada rincón del país. Reformó estancias, construyó galpones, diseñó puestos, herrerías, rnontureros. proveedurías, materas, hasta instalaciones para remates de hacienda.
Su vocación marcada se refleja en sus palabras cuando dice: “A diferencia de un abogado o un médico, al arquitecto siempre lo van a ver en el mejor momento. Por eso disfruto haciendo lo que elegí . La Leonor, en Chaco: La Elisa, en Capitán Sarmiento: El Pastor, en San Luis son algunas muestras claras de su indiscutible talento. Así como las casas que construyó en Chacras de Coria, en Mendoza: en las afueras de Buenos Aires, como San Isidro, Pilar… entre muchísimas otras.
“En los mejores lugares, con la mejor gente.” De este modo define este apasionado artesano el entorno que lo rodea. “Trabajar en el campo es como estar en otro mundo. Al terminar una casa, uno se da cuenta de que todo el pueblo tomó intervención: el carpintero, el herrero, el techista… Eso sí, no les pidas nada a la hora de la siesta.”

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in