Domingo, julio 08th, 2012 | Author:

Un placentero refugio donde la dueña de casa pasa sus días ocupándose del jardín y la huerta, jugando al golf, escuchando música, leyendo, jugando a las cartas con amigos y también, por qué no, tejiendo para los nietos.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in